Deja que Dios te Ame (2022)

Carl H. Stevens, Jr.

INTRODUCCION

¿Qué poder podría sanarnos más que cualquier otro en el mundo? Hacemos todo para ser sanados físicamente. Hacemos todo para estar bien. Pero el poder más grande para sanidad es muy malentendido.

La primera necesidad en la vida de todos es la siguiente: ser amado por Dios. ¿Sabe cuál es la segunda necesidad? Se lo diré: ser amado por Dios. Y le diré cual es la tercera necesidad. Ser amado por Dios.

¿Está claro?

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” (1 Juan 4:10)

“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19).

Quiero que sepan que el amor de Dios apareció primero; entonces, la primera necesidad para cada tipo de sanidad es ser amado por Dios así como somos. Dios nos ama tal como somos, y sigue amándonos tal como somos. El amor de Dios jamás demanda un cambio; al contrario, produce uno.

Si puede entender lo que se está comunicando en estas páginas, el amor de Dios producirá maravillosos cambios en su vida personal, en sus amistades, en su matrimonio, y en su familia.

Capítulo Uno

SIENDO AUN PECADORES

“Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5:6-8)

Jesucristo reveló su amor por nosotros al morir por nosotros. Imagíneselo por un momento. El no tan sólo nos amó, sino que hizo algo al respecto. Nosotros no hicimos nada. No tuvimos que arrepentirnos para que Dios nos amara. El nos amó sin necesidad de nuestro arrepentimiento. ¿Estoy sugiriendo que podemos vivir en pecado? No. Lo que estoy diciendo es que el amor de Dios produce un cambio, pero jamás lo exige.

Reciba el amor de Dios sin tener que cambiar. No trate de amar a Dios. No trate de amar a otros. En el momento que lo intente, fracasará. Simplemente reciba el amor de Dios. Reciba un amor que nunca puede fallarle, un amor que nunca cambiará hacia usted.

Dios Calla en Su Amor

“Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos” (Sofonías 3:17).

Jesucristo derramó Su sangre y murió en la Cruz para pagar por nuestros pecados. Fue sepultado y resucitó y fue al Cielo. Debido a esto, Dios para siempre descansa en Su amor hacia nosotros. Por esa razón Romanos 9:16 nos dice que Su amor no depende “del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” Juan 1:12 dice, “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” Él, de su voluntad, nos hizo nacer “por la palabra de verdad” (Santiago 1:18).

Malas Relaciones Se Convierten en Bien. Déjeme ser muy práctico. ¿Cómo trato con una mala relación? ¿Preocupándome acerca de ella? ¿Condenándome a mi mismo? ¿Sintiéndome culpable por esa relación? ¿Tratando de solucionarla en mi carne (Gálatas 6:12)? No. Cuando una relación anda mal, simplemente permito que la Palabra de Dios sea verdadera y permito que Él me ame.

Si fracaso, permito que Dios me ame. No tengo fuerzas para cambiar; permito que Dios me cambie. ¿Falla su amor? No lo hace. ¿Cambiará Dios? No lo hará.

Capítulo Dos

ASI COMO USTED ES

Recientemente un hombre me llamó. El se encuentra en muy malas condiciones; acaba de recibir el análisis que verifica que es poseedor del virus causante del SIDA. Cayó en su debilidad tres veces en el transcurso de 15 años. La tercera vez contrajo el virus. Quiere morir. Estaba tan avergonzado cuando se lo dijo a su esposa.

¿Qué puede hacer? Ya odia lo que hizo. Ahora, este hombre tiene que permitir que Dios lo ame tanto como antes de enterarse que tenía SIDA.

Dejar que Dios nos ame no produce desenfreno. Por el contrario, nos enseña a renunciar toda impiedad y a vivir sobriamente con la Palabra de Dios morando ricamente en nuestros corazones.

La cosa más hermosa es dejar que Dios lo ame de la manera que usted es. Hay una razón por la que repito esa frase, porque es la única manera en que la memoria y el alma pueden ser sanadas. La única forma en que la imagen propia y las actitudes pueden ser cambiadas es permitiendo que Dios lo ame. La razón por la que algunos hombres no pueden amar a sus esposas debidamente es muy simple: no entienden cómo ser amados por Dios.

Conformado a la Imagen de Su Hijo.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Romanos 8:28-30).

En su presciencia, Dios sabía que con mi volición yo elegiría creer en Su Hijo. Porque Dios siempre estuvo de mi lado fui justificado, santificado, y glorificado. El descansa en Su amor hacia mí porque mis pecados fueron pagados por el Hijo.

Una persona de otra iglesia me llamó. Me dijo, “Te he atacado, te he odiado y he luchado contra Dios. A mis 29 años estoy muriendo y quiero arrepentirme.”

Yo le dije, “Lo único que me interesa es que dejes que Dios te ame.”

El me dijo, “Tengo SIDA, voy a morir.”

“Simplemente recibe amor, deja que Dios te ame,” le dije. “En el estado que te encuentras, recibe amor.”

El había obrado mal, pero lo único que necesitaba era ser amado por Dios. Lo visité cada día y continuamente le repetía, “Deja que Dios te ame.” En tan solo 12 semanas, ese hombre salió del hospital y fue bautizado en la iglesia que anteriormente había odiado. Dios lo cambió. Sus pensamientos, emociones, y decisiones empezaron a ser expresados de acuerdo a la Palabra de Dios. Su corazón fue cambiado, después su alma, y por fin su mente. Empezó a amar a la esposa con la que había peleado por muchos años. Comenzó a amar a sus dos hijas, a la iglesia y a los perdidos.

La clave del problema con este hombre era que no se amaba a sí mismo. Por dentro no podía amarse a sí mismo, y no pensaba que Dios lo amaba. El dio testimonio en la iglesia de que su cuerpo había sido sanado. Dentro de la voluntad de Dios el amor puede sanar. El Señor no exigió un cambio, sino que lo produjo con Su amor.

Mientras más permita que Dios me ame sin ponerme a mí mismo a prueba; mucho más voy a permitir que Dios me ame sin temer el fracaso. Mientras más permita que Dios me ame sin estar resentido y enojado con otros; con mucha más razón toda área es sanada en mi vida. En la voluntad soberana de Dios, seré sanado, sin importar cual sea el problema. Mi corazón, mi alma, mis emociones serán sanados por simplemente dejar que Dios me ame.

Capítulo Tres

EL AMOR PRODUCE NUEVOS

COMIENZOS

Una niña de 12 años habló conmigo acerca de su pésima vida en el hogar. Los padres entraban y salían. Uno de ellos se iba durante los fines de semana. Habían gritos y peleas. Había alcoholismo. Ella me dijo, “temo ir a casa porque no sé que hacer. Usted es mi pastor, ¿podría venir a la casa?

Fui a la casa. De una manera muy especial, la niña dijo a su padre: “Quiero que escuche al pastor.” Entonces comencé a hablar con él. Le dije “¿Tiene idea de que hace miles de años, Jesús sabía que yo estaría aquí como siervo de Dios?” “Señor, si yo pudiese decirle con palabras cuánto lo ama Dios en este momento, lo haría. Si pudiese expresar su amor con palabras, y si usted tan sólo lo pudiese creer, las cosas en este hogar cambiarían.”

El me dijo cuán mal andaba y cuán destructiva era la situación dentro de la familia. “Es verdad,” dije yo. “Pero quiero que permita que primeramente Dios lo ame sin condenación. Ni siquiera voy a pedirle que renuncie a su hábito de tomar. Simplemente deje que Dios lo ame.” Ahí mismo lloró como si fuese un niño.

Esa noche, después del culto de la iglesia, salimos y el hombre aceptó a Jesucristo y nunca más volvió a tomar. Tiempo después, su esposa aceptó al Salvador. Se bautizaron juntos y esa jovencita de 12 años disfrutó el mejor día de su vida. La familia se tomó una foto y me la dio. ¡Qué gran testimonio acerca del resultado de dejar que Dios lo ame!

Olvidando el Pasado

No fui a ese hogar para hablar de lo malo que era el padre. Podíamos haber hallado todo tipo de razones por las cuales las cosas andaban mal, razones genéticas, psicológicas y, emocionales. Yo fui a ese hogar para decir que Dios creó a ese hombre a Su imagen y para hablar de cuánto Dios lo amaba en ese momento. No hubo una discusión acerca de los pecados. Se permitió que el amor de Dios produjese el arrepentimiento. Hubo un cambio y un nuevo comienzo.

El amor de Dios produjo una nueva auto-imagen.

El amor de Dios produjo una nueva percepción.

El amor de Dios produjo fe.

El amor de Dios produjo esperanza.

El amor de Dios reveló misericordia.

El amor de Dios reveló gracia.

Estos padres personalizaron el amor de Dios. Lo hicieron parte de ellos. Dios les impartió Su amor y éste llegó a ser parte de ellos. ¿Es acaso una sorpresa que 1 Corintios 13:8 diga que el amor nunca falla?

Sacado a la Luz

“La ira de Jehová soportaré, porque pequé contra él, hasta que juzgue mi causa y haga mi justicia; él me sacará a luz; veré su justicia” (Miqueas 7:9). Miqueas, el profeta, estaba deprimido cuando escribió este pasaje. Había pecado, pero entendía el amor de Dios hacia él. Sabía que Dios estaba con él. Miqueas sabía que podía volver a empezar por medio de la luz del amor, y que el perdón le sería otorgado.

El amor de Dios garantiza que usted es amado tal como es, como un pecador sin fuerza. Su amor lo justifica a pesar de ser impío (Romanos 4:5). Le atribuye justicia sin necesidad de la ley ni de las obras (Romanos 4:6). Lo santifica y hace que Jesús le sea hecho “justificación, santificación, y redención” (1 Corintios 1:30). El amor de Dios garantiza que nunca más se lo inculpará de otro pecado. Ese amor siempre garantiza que si continúa en pecado, lo disciplinará por causa del amor y no porque no lo ama. La disciplina será para proteger, proveer, y bendecir.

Capítulo Cuatro

NO HAY CONDICIONES EN

EL AMOR DE DIOS

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jeremías 31:3).

Cuando Dios dijo esto, la nación de Israel estaba adorando a ídolos. Él no dijo, “Te amaré si te arrepientes.” Él no dijo, “Te amaré si dejas de adorar a ídolos.”

No, Dios dijo, “Con amor eterno te he amado.” Hay tantas condiciones en nuestras relaciones; tantas condiciones que impiden la sanidad mental y emocional, y a veces detienen la sanidad física. Pero Dios no dice, “Te amo si es que…” Él dice, “Te he amado aun cuando estabas alejado.”

¿No amaba el padre al hijo pródigo mientras el hijo estuvo viviendo lejos en una provincia apartada tanto como lo amaba cuando el hijo vivía en casa? Sí, lo hizo. El amor del padre no cambió cuando el pródigo estuvo viviendo en pecado. Su amor aguardaba pacientemente para compartir gracia con el hijo cuando su volición decidiera que había llegado la hora de regresar a su hogar. Así como era, el pródigo recibió perdón y absolución. El padre le dio un anillo, un vestido, calzado nuevo, y una fiesta de bienvenida. El becerro gordo fue matado para la celebración. Todo sucedió porque el hijo regresó al hogar así como era (Lucas 15:11-24).

Piense acerca de todo lo que ha pasado en la sociedad. Considere las profundidades del pecado que toma lugar hoy en día. Considere el mal funcionamiento de las familias e individuos. Con todas estas cosas, el asunto más importante que la raza humana necesita comprender es cuánto ama Dios. Ocuparse del pecado no es lo más importante. Ocúpese de cuánto Dios lo ama y Su amor se ocupará del pecado. Esto producirá el cambio.

Derramado en el Corazón

“Y la esperanza no avergüenza, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5).

El Espíritu derrama el amor de Dios en el corazón, y el amor es el fruto del Espíritu. Cuando recibo Su amor, tratando solamente con el hecho que Él me ama, la disposición de Dios toma control y Su temperamento se manifiesta. Tal vez no me de cuenta, pero lo estoy recibiendo. Su naturaleza entra en mi vida y empieza a comunicarse y a tener comunión conmigo. Y Su naturaleza no peca.

Cambiando el Camino

“En los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efesios 2:2-6).

No importa en lo que anda. En otro tiempo, todos anduvimos siguiendo la corriente de este mundo. Todos estuvimos controlados por el príncipe de la potestad del aire, como hijos de desobediencia. Pero Dios, rico en gracia, rico en misericordia, tuvo un gran amor “con que nos amó” (Efesios 2:4). Y por ese amor, surgieron los cambios. El amor de Dios estaba de nuestra parte. Saber cuánto éramos amados nos llevó a ser salvos por gracia a través de la fe en Jesucristo. El vino a nuestras vidas, y el amor del Padre, el Hijo, y el Espíritu se convirtió en parte de nosotros y lo personalizamos.

Cada día, olas de amor pueden circular por las células de su cuerpo. No es emoción humana; es amor divino.

“No he obrado bien,” dice usted.

Simplemente acepte el amor de Dios por lo que hizo mal.

“No me siento espiritual.”

Acepte amor aunque no sienta nada.

Solamente reciba Su amor, y ese amor producirá no simplemente amor, sino también gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, y templanza.

El Yugo Fácil del Amor

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11:28-30).

¿Sabe cuál es el yugo de Dios? Amor. Cuando llevo su yugo sobre mí, simplemente estoy eligiendo llevar Su amor sobre mí. “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a Su Hijo en propiciación por nuestros pecados… Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:10, 19). Con razón su yugo es fácil. Con razón el aprender de Él produce descanso para mi alma. El Padre calla de amor (Sofonías 3:17). Llevo el yugo. Dejo que Jesús me ame tal como soy. Y luego, El produce ese cambio en mí debido al poder del amor, las dinámicas del amor, la fe del amor, la gracia del amor, y la presencia del amor. Surge el cambio y sanado soy.

Primeramente Ámate a Tí Mismo

Hay un orden en el amor de Dios. No debo amar a otros primero, primeramente debo amarme a mí mismo. Ni siquiera puedo amar a Dios a menos de que me ame a mí mismo. Debo permitir que Dios me ame. Ese es el orden. Primero, dejo que Dios me ame. Segundo, me amo a mí mismo. Tercero, amo a Dios y, finalmente, soy libre para amarlo a usted y a todos los demás – incluso mis enemigos.

Cuando se ama a sí mismo, una nueva auto-imagen, y una nueva noción acerca de sí mismo toma lugar. Usted tiene una fresca sensación de ser especial, recibe una nueva percepción acerca de lo que significa ser justificado ante Dios por la santificación de la Sangre de Cristo. No hay nada entre usted y Dios. No hay nada entre usted y alguien más. Es amado y ama con el poder del Espíritu Santo. No estoy hablando de sentimentalismo o carnalidad, estoy hablando de lo que la Biblia dice acerca del amor de Dios para nosotros mientras que somos pecadores.

¿Es acaso una sorpresa que David dijera que Sus misericordias son muchas (2 Samuel 24:14)? ¿Es acaso una sorpresa que Pedro lo llamara “el Dios de toda gracia” (1 Pedro 5:10)? Pablo dijo que El es “el Padre de misericordias y Dios de toda consolación” (2 Corintios 1:3).

“Abraham,” exclama Dios. “No me has hablado por 13 años, pero Yo te amo.”

“Jacob. Te marchaste y has vivido atrasado durante 20 años. Todavía te amo y te voy a usar.”

“Gedeón. Estás escondiéndote y no quieres ser usado,” dice Dios. “Yo te amo en el estado que te encuentras. Calmaré tus temores y traeré una gran victoria.”

“Sansón. Hiciste algo indebido con Dalila, pero te amo. Ahora recibe nuevamente tu poder y destruye tus enemigos.”

“Pedro. Me negaste e incluso maldijiste mientras lo hacías. Públicamente me abandonaste, pero te amo. Predicarás este gran mensaje a la multitud después de que el Espíritu Santo venga sobre ti.”

“Pablo. Mataste a los cristianos. Observaste mientras Esteban era apedreado. Aun así, Yo te amé. Te salvé y te voy a usar en gran manera entre los gentiles.”

En Juan 13:1, la Biblia dice que Él “los amó hasta el fin.” ¿Qué significa esto? ¿El fin? Significa que nada cambió Su amor hacia Sus discípulos. Ellos se atrasaron. Ellos lo negaron. Lo abandonaron cuando más los necesitaba. Eso no cambió Su amor. Él los amó hasta el fin, y hasta el fin Él también nos amará.

CONCLUSION

“Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” (Filipenses 1:6)

Si se encuentra atrapado en pecado, deje que Dios lo ame en esa condición, y deje que Él produzca un cambio puro en su vida. El asunto es simplemente responder a Su amor, eso es todo. Mi única esperanza es que estas palabras lo hayan animado a permitir que Dios lo ame y a seguir adelante.

Dios es amor. Él es todo perdón. Yo he sido perdonado, usted ha sido perdonado. Hemos sido purificados por fe. Su amor nunca falla, y nunca deja de cambiarnos. Más que eso, Su amor jamás dejará de cambiar a otros por medio de nosotros. Yo creo que el amor de Dios es la fuerza más dinámica en este mundo. Permitamos que sea manifestado.

Top Articles

You might also like

Latest Posts

Article information

Author: Reed Wilderman

Last Updated: 01/21/2023

Views: 5496

Rating: 4.1 / 5 (52 voted)

Reviews: 91% of readers found this page helpful

Author information

Name: Reed Wilderman

Birthday: 1992-06-14

Address: 998 Estell Village, Lake Oscarberg, SD 48713-6877

Phone: +21813267449721

Job: Technology Engineer

Hobby: Swimming, Do it yourself, Beekeeping, Lapidary, Cosplaying, Hiking, Graffiti

Introduction: My name is Reed Wilderman, I am a faithful, bright, lucky, adventurous, lively, rich, vast person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.