From Creation to the Cross (2022)

Génesis18:1—26:35

Introducción

La semana pasada, recibí carta de mi amigoFrank, la cual había escrito mientras él y su esposa Donna, esperaban el aviónen el aeropuerto. Ella empleaba su tiempo de espera trabajando en un crucigramaBíblico. Cuando Donna se levantó para comprar algo de comer, Frank decidiójugarle una broma. Tomó el crucigrama, halló un lugar con cinco espacios yescribió su nombre, FRANK. Cuando ella regresó, Frank disimuló para ocultar surisa. Le tomó a Donna un par de minutos reconocer lo que Frank había hecho, yella sonrió. Entonces, viendo el crucigrama de nuevo, ella comenzó a reírsemucho más fuerte, diciendo, “Sí...claro, es PERFECTO” y ella continuó riéndose.Frank no pudo soportarlo más y finalmente preguntó qué era tan gracioso. Ellale entregó el crucigrama a Frank indicándole que leyera horizontalmente el número46. El número 46 leía así: “QUÍTATE DE DELANTE DE MÍ _ _ _ _ _.”

Frank no esperaba encontrar su nombre en elespacio de cinco letras que correspondía a Satanás (Satan – en Inglés.) Supongamosque hubiera un número 47 horizontal que leyera, “EL PADRE DE LA FE.” Yo creoque Abraham se hubiera sorprendido aun más de leer su nombre en esos espacios. Élfue un gran hombre de fe, al final, pero esto no fue tan aparente para nosotrosal principio de la vida de Abraham. El título de esta lección es “La Mejor Horade Abraham.” Hay algunas evidencias maravillosas de fe en los capítulos 18-25,pero como veremos, no todos son ejemplos de fe. Antes de comenzar nuestroestudio en el capítulo 18, revisemos rápidamente los eventos que trajeron aeste punto la vida de Abraham.

De acuerdo a Esteban, el llamado original deAbram vino a él mientras aún estaba en Ur (Hechos 7:2-3). Es en Ur, que Harán,el padre de Lot, muere (Génesis 11:28). Abram no deja inmediatamente su familiapara irse directamente a Canaán; en lugar de esto, es Taré su padre, quien guíaa Abram y otros a Harán, donde se establecen (11:31). Es ahí en Harán, que Tarémuere (11:32). Y es solo entonces que Abram sale hacia Canaán, en obediencia alllamado de Dios. Allí, Dios anuncia Su Pacto con Abram y sus descendientes,según el cual, Él daría a Abram la tierra de Canaán. En esa tierra, Dios haríade Abram una gran nación, y bendeciría a todo el mundo a través de su simiente(12:1-3). Abram viajó a través de la tierra, construyendo altares y clamando elnombre del Señor. Cuando Abram estaba en el Neguev, la parte sur de Canaán,ocurrió una severa sequía. Abram fue a Egipto, con la intención de quedarse enestadía temporal hasta que terminara la sequía. En primer lugar, es muy dudosoque Abram fuera a Egipto (ver Génesis 26:1-5), pero su engaño ciertamente nofue un acto de fe. Él y Sarai acordaron decirle a estos Egipcios que Sara erasu hermana, haciéndola por tanto, elegible para casamiento, y por tanto(razonaron) salvaría a Abram de la muerte. No le tomó mucho a Faraón para oíracerca de Sara y traerla a su harén. El dote de regalos comenzó a llegar. Fueronlas plagas que Dios mandó sobre Egipto las que hicieron que Faraón preguntaramás cuidadosamente acerca de Sarai. Abram confesó su engaño, y pronto estabande vuelta a casa, escoltados por hombres de Faraón, y con muchos regalos ydotes de la tierra de Egipto. Faraón no quiso ponerse en contra, tentar niprobar al Dios de Abram, quien había mandado ese tipo de plagas a él y sunación.

Cuando Abram y Lot ambos prosperaron, latierra no podía sostener a los dos y también a los Cananitas quienes moraban enesa tierra. Abram dio a Lot la decisión de escoger donde establecerse, y Lotescogió lo que parecía ser la mejor tierra. La decisión de Lot lo colocó en laciudad de Sodoma, lo que trajo consigo muchas consecuencias adversas (13:1-13;14:1ff.). Dios le prometió a Abram que Él le daría la tierra y lo instruyó paraque la reconociera (13:14-18). No mucho tiempo después, Lot se vio envuelto enmedio de una lucha de poderes, y fue tomado cautivo por los reyes que seopusieron y derrotaron al rey de Sodoma y otros cuatro (14:1-12). Abram y susaliados rescataron a Lot, pero antes que el rey de Sodoma saludara comovictorioso a Abram, Melquisedec le sale al encuentro, y le recuerda que fueDios, el Creador del cielo y de la tierra, quien le dio la victoria (14:17-24).Dios reafirma Su Pacto con Abram en el capítulo 15, añadiendo el detalle que elhijo prometido vendría del cuerpo de Abram (15:4). En el proceso de ejecutar elpacto, Dios le revela a Abram que sus descendientes sufrirán esclavitud por 400años antes de poseer la tierra de Canaán (15:12-21).

En el capítulo 16, Sarai confronta a Abramcon una prueba, una prueba que parece reprobar. Como Dios había retenido deSarai el tener hijos, ella propone que Abram tome a Agar, su criada, y produzcaun hijo a través de ella. Abram consiente, pero cuando Agar resulta embarazada,Sarai se amarga y se enoja. Sarai es tan cruel con Agar que ella huye, pero elSeñor la busca y la convence de regresar y someterse a Sarai, asegurándole aAgar que Él bendecirá al niño.

Para cuando llegamos al capítulo 17,encontramos que Abram es de 99 años de edad y aún sin heredero. Dios le aseguraa Abram que él y Sarai tendrán un hijo, y que el nombre del niño será Isaac.Dios cambió el nombre de Abram a Abraham (“padre de multitudes”) y el nombre deSarai a Sara (“princesa”). Él instituye el rito de la circuncisión como señalde Su Pacto con Abraham y sus descendientes.

Hospitalidad al Mediodía

Génesis 18

Abraham y Sara vivían en las montañas,mirando desde lo alto el valle abajo, donde las ciudades de Sodoma y Gomorraestaban localizadas. A mediodía, cuando el sol estaba a su máximo, Abrahamtomaba su siesta a la puerta de su tienda. Cuando miró hacia arriba, vio a tres“hombres” a la distancia. Abraham se levantó y corrió a encontrarse con ellos ya urgirlos a entrar en su casa para refrescarse. Los hombres aceptaron esaamable oferta, y Abraham se dio a la tarea de ver que fueran alimentadosadecuadamente con pan fresco, carne y mantequilla de leche. Durante el curso dela comida, los hombres preguntaron a Abraham donde estaba su esposa Sara. (Creoque la mente de Abraham estaba dando vueltas preguntándose cómo es que sabíanel nombre de su esposa.) Uno de ellos (Yo creo que era el SEÑOR) le informó aAbraham que ella tendría un hijo por la misma temporada el año siguiente (versículo10).

Sara estaba en la tienda detrás de Abraham,escuchando la conversación con gran interés. Cuando escuchó el anuncio quetendría un hijo, se rió entre sí, asombrada de solo pensar que ella y Abraham pudierantener un hijo en su edad avanzada.63 Esta, creo yo no era una risade burla de incredulidad, sino del resultado de un estado de ‘shock’, algo comosería mi respuesta si recibiera el título del “hombre mejor vestido en Dallas.”Es decir, una risa gozosa de sorpresa:

1Cuando Jehováhiciere volver la cautividad de Sion,

Seremoscomo los que sueñan.

2Entoncesnuestra boca se llenará de risa,

Ynuestra lengua de alabanza;

Entoncesdirán entre las naciones:

Grandescosas ha hecho Jehová con éstos.

(Salmo126:1-2).64

Era absolutamente algo increíble – un hijo ala edad de 90, con un esposo que sería entonces de 100. Él Señor sabíaexactamente lo que la respuesta silenciosa de Sara significaba, pues Él podíaleer sus pensamientos. Él – no uno de los ángeles 65 – retó a Abraham respecto a larespuesta de Sara. Sara intentó negarlo, pero el Señor la conocía mejor.

La hospitalidad de Abraham es impresionante,pero el punto más interesante del capítulo 18 es al final y no al principio.Hay un fuerte sentir de intimidad entre Dios y Abraham, comenzando en elversículo 16. Abraham, en típica hospitalidad de ese lugar, caminó ciertadistancia con sus huéspedes quienes se estaban yendo. Dios entonces reveló (¿alos ángeles?) que no ocultaría de Abraham lo que estaba a punto de hacer. Otrospasajes se refieren a Abraham como el “amigode Dios,”66 y me inclino a creer que esta“amistad”67 es evidente aquí.

Cuando Dios revela que Él está a punto dejuzgar a Sodoma y Gomorra, Abrahamintercede, no a favor de los malvados, sino a favor de los justos que podríanestar viviendo en estas ciudades. Pudiera ser que la preocupación primordial deAbraham fuera por su sobrino Lot y su familia, pero su apelación abarca más queeso. Su argumento es que la justicia le requiere a uno que distinga entre eljusto y el malvado. Aquí es donde Jonás falló la marca. Su forma de pensar noera como la de Dios. Jonás quería ver la totalidad de la ciudad de Níniveincinerada, incluyendo los niños y el ganado. Dios no castigaría a losinocentes junto con los culpables (ver Jonás 4).

Una vez que hubo acuerdo en este principio,el único tema era: ¿Cuánta gente justa se requería para que Dios detuviera Sujuicio sobre Sodoma y Gomorra? Las negociaciones comenzaron con 50 justos yfinalmente terminaron con 10. Abraham asumió que se podía encontrar ese número,o tuvo miedo de buscar reducir el número aún más. Abraham siguió su camino.Estaba pensando como Dios, y seguramente Dios se agradó por la intercesión deAbraham.68

<![if !supportEmptyParas]><![endif]>

La Destrucción de Sodoma y la Liberación de Lot

Génesis 19

Parecería que al Señor solo le interesabatratar cara a cara con Abraham, puesto que solo los dos ángeles arribaron a laspuertas de la ciudad de Sodoma. Lot estaba en el lugar indicado pararecibirlos, sin saber quienes eran, ni el propósito por el cual habíanarribado. Sabía que los extranjeros no estaban a salvo en esa ciudad perversa,como veremos más adelante. Exhortó a los hombres a no dormir en los límites dela ciudad, sino a quedarse en su casa. Lot, también, hizo un banquete para queestos hombres comieran. (Casi puedo ver a uno de los ángeles diciéndole alotro, “¿Cómo hacen estos humanos para comer tanto? Estoy lleno. Una comida muy grande en la casade Abraham, y ahora un banquete para la cena. Ya lo que quiero es regresar alcielo.”)

No se habían establecido aun para pasar lanoche cuando hubo un gran ruido sobre la puerta. No eran solo unos cuantoshombres, no era solo una pandilla de hombres malos; era un segmento muy grandede la población masculina de Sodoma. Este segmento incluía jóvenes y viejos yvarones de todas partes de la ciudad, tantos eran en número que rodearon lacasa de Lot (19:4). No fueron para nada sutiles al dar a conocer susintenciones. Querían abusar sexualmente de los huéspedes de Lot.

Lot estaba profundamente comprometido con laseguridad de sus huéspedes, de manera que salió a la puerta de su casacerrándola tras de él tratando de razonar con ellos. Suplicó a los hombres dela ciudad que tomaran sus hijas en lugar de ellos, y que hicieran con ellascomo les pareciera. Mientras leemos la oferta que Lot hizo con sus hijas, noshorrorizamos, y con todo derecho. Se ha intentado muchas veces de explicar lasacciones de Lot: (1) Esa era la costumbre en esos días; se esperaba que al tomarLot estos hombres en su casa, tenía que protegerlos. (2) Debido a la perversiónde la ciudad, Lot no esperaba que estos hombres estuvieran interesados en sushijas. Mientras que yo estoy de acuerdo que la costumbre era ofrecer proteccióna los que estuvieren bajo tu techo (o a tu mesa), yo hubiera tomado unacercamiento diferente. Yo creo que no existe excusa para las acciones que Lottomó. Como dijo mi amigo Don Grimm, este era un caso de ética situacional. Lotnunca hubiera ofrecido sus hijas vírgenes a los hombres de la ciudad bajocircunstancias normales. Pero esta era una crisis. Dar sus hijas a los hombresde la ciudad era el menor de los dos males, siendo el mayor haber dado a sushuéspedes para que fueran maltratados. Era, en su mente, una emergencia. Élrazonó, que aprietos desesperados requieren de medidas desesperadas.

Ahora, para que no condenemos duramente soloa Lot, déjenme recordarles que lo que Abraham hizo no fue nada distinto, yprobablemente sea aún peor. Sara era lamujer a través de la cual la semilla prometida vendría (sabría ella esto paracuando llegamos al capítulo 12 no lo sabemos, pero no hay duda alguna paracuando llegamos al capítulo 20). Sara era la esposa de Abraham, y sin embargopara salvar su propia vida él estaba dispuesto a darla en matrimonio a otrohombre. En ambos casos (Faraón en el capítulo 12, y Abimelec en el capítulo20), no fue Abraham quien detuvo el casamiento; fue Dios. Uno por lo tanto debeconcluir, que Abraham se hubiera sentado pasivamente mientras su esposa seconvertía en la mujer de otro hombre. En la mente de Abraham, no existía otrasolución, era mejor perder su esposa (él pensó) que perder su vida. Estociertamente se queda corto de la voluntad de Dios para el matrimonio, como senos dice en Efesios 5:22-33.69

Sabemos que la esposa de Lot se convirtió ensal, porque volteó a ver hacia atrás, contrario a las advertencias de losángeles. En mi opinión, la Sra. Lot hizo esto, porque pudo haberse criado ycrecido en Sodoma y no quería dejar en el olvido las costumbres de su pueblonatal. Cuando Lot regresó por primera vez a Canaán de Egipto, se separó deAbraham, yendo al Este hacia Sodoma (capítulo 13). Sabemos que Abraham vivió enla tierra de Canaán por casi 11 años antes de tener a Ismael (ver 16:3).Abraham era de 75 años cuando salió de Harán (12:4). Tenía 86 años cuando nacióIsmael (16:16). Abraham era de 99 años cuando Dios le anunció el nacimiento deIsaac por la misma temporada el siguiente año (17:15-16, 19, 21). Estosignifica que Lot había estado viviendo en la tierra de Canaán por más de 20años. Mientras que Moisés es cuidadoso al describirnos todos los que salieronde Ur hacia Harán, y todos los que salieron de Harán hacia Canaán (11:24-32),no existe mención alguna de la esposa de Lot. Su esposa no se menciona enningún lugar del texto hasta que llegamos a la destrucción de Sodoma y Gomorraen el capítulo 19. Tampoco vemos que la Sra. Lot ayudara a preparar comida alos ángeles como Sara lo hizo. Uno se inclina a sospechar que la Sra. Lot eramujer Sodomita, y que a causa de esto, no estaba del todo deseosa en dejar laciudad de Sodoma. No es de extrañar entonces que halla volteado a ver si suspadres, amigos y familiares estaban todos en Sodoma. Pero habiendo dicho todoesto, Lot tampoco estaba muy emocionado por dejar la ciudad de Sodoma. Losángeles tuvieron que tomarlo a él, a sus hijas, y (por un tiempo) a su esposa,y literalmente arrastrarlos fuera de Sodoma. Lot tenía medio corazón en Sodoma.

Inicialmente, Lot tuvo éxito en convencer aDios que él necesitaba quedarse en una ciudad cercana llamada Zoar. Pero algocausó que Lot cambiara de parecer y huyera a las montañas, mas no a lasmontañas donde Abraham vivía. El resultado de esto fue que no había quien secasase con las hijas de Lot, de manera que pudieran conservar su nombre. Lasdos hijas de Lot decidieron producir descendencia para su padre a través deellas. La historia es sórdida, una que no necesitamos profundizar, excepto paraseñalar una cosa que fue y es muy importante: Las hijas de Lot solo hacían loque habían aprendido de su padre, emplear éticas situacionales en una situaciónde “emergencia,” y por tanto, comprometer los estándares maritales y sexualesque Dios dejó. Su padre estuvo dispuesto a entregarlas en manos de los varonesde Sodoma; ¿porqué no estarían entonces ellas dispuestas a comprometerse paraconservar la línea de su padre? El resultado fue que las dos hijas resultaronembarazadas a través de su padre, y este fue el origen (el Génesis) de losMoabitas y los Amonitas (19:37-38).

De lo que leemos acerca de Lot en Génesis12-19, no nos atreveríamos a pensar muy alto de él. Por tanto, debemoscontinuamente recordarnos de las avaluaciones de Pedro sobre la condiciónespiritual de Lot:

7 y libró al justo Lot, abrumadopor la nefanda conducta de los malvados 8(porque este justo,que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo yoyendo los hechos inicuos de ellos), 9 sabe el Señor librar detentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en eldía del juicio (2 Pedro 2:7-9).

Ser justo no es lo mismo que ser perfecto.Lot pudo haber sido justo, pero falló de muchas maneras.

Nunca Digas Nunca

Génesis 20

En Génesis 20, Moisés abandona a Lot yregresa al tema principal de nuestro texto – Abraham – quien toma el camino aGerar. Abraham ha sido informado recientemente que el hijo prometido será de ély de Sara. Se le ha dicho que el niño nacerá por el mismo tiempo el añosiguiente. Eso significa que Sara saldría embarazada en el tercer mes despuésde la promesa. ¿Y qué es lo que hace Abraham? Se va de Harán a Gerar a latierra de los Filisteos (26:1). Ahí, Abraham y Sara repiten el mismo pecado quehabía cometido en Egipto, años atrás. Uno pensaría que la primera vez habíanaprendido la lección. Uno tendría la esperanza que su fe sería ahora losuficiente grande como para confiar en Dios como sustentador. Mas sin embargo,el escenario que vimos en Egipto es repetido. Abimelec, rey de Gerar, tomó aSara como su esposa. Si yo fuera uno de los ángeles, y viera lo que estabasucediendo, estaría pidiendo aspirinas. ¿Cómo podía ser tan tonto? ¿Cómo podíaponer en peligro a Sara y poner en riesgo (humanamente hablando) la promesa deDios?

Si pensamos que las promesas y los propósitosdel pacto de Dios dependen de nuestra fidelidad, estamos equivocados. No es lafidelidad de Abraham la que salva el día, sino la de Dios. Abraham es unprofeta de Dios, como se nos dice en este mismo texto (versículo 7), y sinembargo no está hablando a Abimelec por Dios. Es Dios quien le habla aAbimelec, y en una forma que ciertamente llamó su atención:

3 Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche,y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual escasada con marido (Génesis 20:3).

Abimelec fue “todo oídos.” Él insistió quehabía tomado a Sara inocentemente, y que Abraham y Sara eran los que lo habíanengañado. Dios le dijo a Abimelec que Él lo había detenido de pecar, y portanto de la muerte. Y que ahora tenía que devolver a Sara a su esposo. Aun másle indicó, que Abraham era un profeta y que él oraría por el rey y su pueblopara que fueran sanados y no murieran. En los versículos 17 y 18, se nos dice quela oración de Abraham por el rey y su casa les permitió tener hijos, porqueDios había cerrado la matriz de toda mujer en la casa del rey. No existía laposibilidad de que Sara resultara embarazada en esa casa, porque toda mujer eraestéril allí, hasta que Abraham orara por la sanidad de ellas. Dios se estabaasegurando que Su promesa a Abraham fuera cumplida, a pesar del pecado deAbraham.

Lo que llama mi atención en el capítulo 20 esque Dios habla a Abraham a través de Abimelec, y no al revés, aun cuandosabemos que Abraham es profeta. Es Abimelec, un rey pagano, quien reprende aAbraham, un profeta de Dios. Un gran contraste con el capítulo 18, dondeAbraham camina con Dios, y en donde Dios le revela Sus propósitos a Abrahamcomo amigo. Lo que Abraham le revela a Abimelec es muy perturbador. Le confiesaque mintió por miedo. Abraham revela que su manera de ver a Dios es inadecuada,porque él supone que donde no hay “temor de Dios,” Dios no puedeprotegerlo (versículo 11). Aun y cuando Dios había prometido hacer una grannación de Abraham, él creyó que los hombres de Gerar lo matarían (versículo 11). Y probablemente lo que másperturba de todo, es que Abraham admite que esta es una política establecida,la cual él y Sara habían practicado por años a todo lugar donde iban(versículos 12-13). Esto nos hace pensar que no solo mintió las dos veces que estáregistrado en la Biblia (Génesis 12 y 20), sino que solo son dos ejemplos entremuchos. Abraham captó el mensaje, pero no en la manera que hubiera preferido,debido a su pecado.

La Llegada de Isaac y laSalida de Ismael

Génesis 21

Los miedos de Abraham no tenían fundamento, yla fidelidad de Dios es innegable. Dos veces en el versículo 1, se nos dice queDios le dio a Sara y Abraham un hijo “como Él había dicho.” El niñonació, y como fueron instruidos (17:19), lo nombraron Isaac (versículo 3).¿Pueden imaginarse esto? En un tiempo en que Abraham y Sara deberían estarcomprando Pepto-bismol (un suplemento para ancianos), estaban comprando (porasí decirlo) pañales y comida para bebé. Abraham tenía 100 años de edad(versículo 5), y Sara 90 (17:17). En obediencia a la instrucción de Dios,Abraham circuncidó a Isaac cuando tenía 8 días de nacido.

Cuando Isaac fue destetado, tuvieron unacelebración especial, en la cual el adolescente Ismael se burlaba de Isaac.Para Sara, esa fue la gota que derramó el vaso. Explotó, y demandó que Abrahamla echara fuera junto con Ismael (versículo 10). Abraham se turbó en granmanera por la demanda de Sara (versículo 11). Por casi 13 años, Abraham habíavivido suponiendo que Ismael sería su único hijo, y por tanto, el heredero desus bendiciones en el pacto. Más que esto, yo creo que Abraham le había tomadomucho cariño a Ismael. Destrozaría su corazón deshacerse de Agar e Ismael. Yo creoque mientras que Sara estaba en lo correcto al pensar que el muchacho se tenía queir, su motivación era equivocada. Creo que quería lo bueno pero por las razonesequivocadas.

Todo esto era una parte del plan de Dios paraAbraham y Sara, e Isaac. Dios se estaba preparando para la gran prueba de fe deAbraham en el capítulo 22. Allí, Dios le diría a Abraham:

1 Aconteció después de estascosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.2Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas,y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de losmontes que yo te diré (Génesis 22:1b-2).

Si Ismael estuviera viviendo todavía conAbraham, esta declaración no hubiera podido hacerse. La prueba fue mucho másdifícil después que Abraham despidió a Ismael permanentemente.

Dios le dijo a Abraham que escuchara a suesposa e hiciera como decía.70 Él reiteró una vez más71 que los descendientes deAbraham serían contados a través de Isaac, y no de Ismael. En una formadiferente al capítulo 22, Abraham fue requerido sacrificar su hijo, Ismael.Dios prometió que Él bendeciría a Ismael, pero no como la semilla prometida deAbraham. De esta manera, “temprano por la mañana,”72 Abraham dio provisiones a Agar,y la mandó por su camino. En el desierto de Beersheba, Dios proveyó para Agar ysu hijo, y le prometió hacer una gran nación de Ismael. Este creció y seconvirtió en un gran arquero, y se nos dice que Agar le encontró una esposa enEgipto, su tierra nativa (16:3). Esto podría ser indicado como un contraste, alos esfuerzos diligentes de Abraham en obtener una esposa para Isaac de PaddanAram (ver capítulo 24).

El recordatorio del capítulo 21 tiene que vercon Abimelec. Dios había aterrorizado a Abimelec, a manera que no se atrevieraa lastimar a Abraham, y para que le devolviera a Sara su mujer. Pero lasrelaciones no eran lo que debieron haber sido entre Abimelec y Abraham.Abimelec y su comandante vinieron a visitar a Abraham, reconociendo que Diosestaba con él. Él quería que Abraham le jurara que no lo volvería a engañar.Que cosa más interesante para un pagano decir a un profeta. Abraham entraría enun tratado con Abimelec, pero solo hasta que se resolviera un conflicto acercade cierto pozo que los hombres de Abimelec reclamaban para ellos. Habiendoresuelto estos asuntos, Abimelec y Picol, su comandante, regresaron a la tierrade los Filisteos.73

La Prueba más Grande en laVida de Abraham

Génesis 22

Ha sido un largo y difícil camino paraAbraham, pero ahora está pronto a recibir la máxima prueba de su fe. Él ha sidopreparado por muchas pruebas a través de los años. Algunas pruebas las manejóbien. Creyó a Dios y dejó el pueblo de Harán para ir a la tierra de Canaán.Creyó la promesa de Dios que tendría un hijo, aun en su edad adulta (Génesis15:6). Le concedió a Lot su decisión por la tierra (capítulo 13), e intercediópor los justos cuando Dios estaba pronto a destruir la ciudad de Sodoma yGomorra (capítulo 18). Pero otras pruebas no las manejó tan bien. Durante unahambruna, dejó la tierra prometida de Canaán y se fue a una estadía temporal enEgipto (Génesis 12). En cuando menos dos ocasiones, temió por su vida y mintióacerca de la identidad de Sara, su esposa (Génesis 12, 20). Escuchó a suesposa, Sarai, y tomó a Agar como su concubina, engendrando a Ismael en ella (Génesis16). En la mayoría (si no es que en todas) de estas pruebas, los temas eranasuntos de vida y muerte. ¿Proveería Dios a Abram durante el tiempo de hambre,y por tanto salvaría su vida? ¿Protegería Dios a Abraham y Sara, de manera queno hubiera tenido que mentir acerca de su relación? ¿Podrían Abraham y Sara,aun cuando su edad de concebir hijos había pasado, tener un hijo en su vejez?

En el capítulo 22, Dios le ordena a Abrahamtomar a su hijo Isaac y llevarlo a una montaña que Él le mostrará, ysacrificarlo ahí. Uno solo podría imaginarse la respuesta inicial de Abraham.Al lector se le ha reservado cualquier revelación de la lucha privada queocurrió en el corazón de Abraham. Estoy confiado en que ciertamente hubo unalucha, pero también estoy convencido que el conocer las agonías privadas delcorazón de Abraham, probarían ser no edificantes para el lector. Por tanto,Moisés simplemente nos dice que Abraham hizo lo que Dios le ordenó.

Temprano por la mañana,74 enalbardó su asno, tomó dossiervos suyos, leña, y a Isaac su hijo, y fue al lugar de sacrificio que Diosle había dicho. Debió haber dolido mucho a Abraham al ver que su hijo comenzabaa entender el propósito del viaje:

Isaac dijo a su padre Abraham, “Padre mío.” Yél respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas¿dónde está el cordero para el holocausto? 8 Y respondió Abraham:Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. (Génesis22:7b-8).

Por un lado, la respuesta de Abraham eraevasiva; pero por otro lado, parecía expresar fe en Dios, porque cuando Abrahamdejó a sus siervos, les dijo, “Esperad aquí con el asno, y yo y el muchachoiremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros.” (22:5b).

Sabemos mucho más acerca de lo que ocurrió enla mente de Abraham, de los autores de Romanos y Hebreos:

18 El creyó en esperanza contra esperanza, parallegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se lehabía dicho: Así será tu descendencia. 19 Y no sedebilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo decasi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara. 20 Tampocodudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe,dando gloria a Dios, 21 plenamente convencido de que era tambiénpoderoso para hacer todo lo que había prometido; 22 por lo cualtambién su fe le fue contada por justicia. (Romanos 4:18-22).

17 Por la fe Abraham, cuando fue probado,ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia;19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos,de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir. (Hebreos11:17-19).

En ambos textos, se nos dice que Abraham razonó(pensó) por fe. Si pudiera parafrasear el sentido de ambos textos, elrazonamiento de Abraham sería algo como esto:

“Dios me prometió que tendría un hijo.Eventualmente, Él dejó muy claro que este hijo nacería de ambos, yo y Sara.Dios esperó para darnos este hijo hasta que pareciera imposible, y humanamentehablando, lo era. No obstante, he llegado a confiar en Dios, sin importar loque Él diga. Estábamos como muertos, en cuanto a engendrar hijos se refiere, ysin embargo Dios nos dio una nueva vida – nuestro preciado hijo. Dios produjovida de lo que estaba muerto. Ahora, Dios me a ordenado tomar la vida de mihijo. Yo sé que este es el hijo a través del cual las promesas del pacto deDios serán cumplidas. Y sé, que Dios puede levantar aun de los muertos, pues yalo a hecho con el nacimiento de Isaac. Por lo tanto, debo concluir que sisacrifico a mi hijo, Dios lo levantará de los muertos.”

Y sigue diciendo el texto, que Abraham ató suhijo, lo colocó en el altar, y se preparó para hundir el cuchillo en su pecho.Fue solo entonces, que Dios dio voces desde el cielo diciéndole a Abraham quese detuviera. Por sus acciones, Abraham había demostrado su fe y su disposiciónpara obedecer a Dios en una de las situaciones más costosas. Fue solo entoncesque Abraham vio un carnero, cuyos cuernos estaban atorados en un zarzal(arbusto.) Como Abraham había pensado (versículo 8), Dios se proveyó de corderopara el holocausto (versículo 13). Así, Abraham ofreció el sacrificio, no consu hijo, sino con el cordero que Dios proveyó. Por eso es, que Abraham llamóaquel lugar “Jehová proveerá.”

Y ahora, por última vez 75 en la vida de Abraham (hastadonde las Escrituras registran), el Pacto Abrahámico es reafirmado:

15 Y llamó el ángel de Jehová a Abraham porsegunda vez desde el cielo, 16 y dijo: Por mí mismo he jurado, diceJehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu únicohijo; 17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia comolas estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tudescendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 18 En tu simienteserán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.(Génesis 22:15-18).

Qué viaje de regreso tan gozoso ha de habersido ese para Abraham e Isaac. Me pregunto qué han de haber platicado mientrascaminaban de regreso a casa. Me pregunto si Abraham le platicó a sus siervos –y en especial a Sara – lo que sucedió en la montaña ese día. En el NuevoTestamento leemos,

56 Abraham vuestro padre se gozó de que había dever mi día; y lo vio, y se gozó. (Juan 8:56).

No estoy muy seguro cuándo sucedió esto, perome inclino a pensar que este evento en la montaña Moriah (el mismo lugar endonde el Templo sería construido – 2 Crónicas 3:1) debió haber sido uno de esostiempos cuando Abraham tuvo una pequeña muestra del día de Cristo.

Los últimos versículos del capítulo 22parecen de alguna manera entre paréntesis, y puede que lo sean, pero sonimportantes pues nos dicen que Abrahamse enteró que la esposa de su hermano Nacor le había dado hijos, uno de loscuales era Bethuel, quien se convirtió en el padre de Rebeca. Como prontoveremos (capítulo 24), Abraham enviaría uno de sus sirvientes a encontrar unaesposa para su hijo Isaac, y la mujer sería Rebeca.

Casa es Donde Está el Corazón

Génesis 23

Sara llegó a vivir 127 años, y luego murió enHebrón. Esto presentó a Abraham con aún otra prueba. Tenía que decidir dónderealmente era su casa. A menudo, cuando mueren personas en lugares distantes,traemos su cuerpo a casa para ser enterrado. Con la muerte de Sara vino ladecisión de dónde era realmente casa. Pudo haber llevado su cuerpo de regreso aHarán, donde Taré había muerto y (presumiblemente) fue enterrado (11:32).Abraham tenía que enterrar a su esposa, y sin embargo no poseía ninguna tierraen Canaán. Sus descendientes poseerían la tierra, más de 400 años después(15:7-21). Por tanto, Abraham se vio forzado a comprar un sepulcro de Efrón elHetita (23:3-18).

Uno debe preguntarse porqué tanto énfasis fuepuesto en describir esta transacción. La historia no es escrita meramente paraenriquecernos culturalmente; es registrada para demostrar dramáticamente que lavida entera de Abraham fue vivida por fe, sin ver el cumplimiento de la promesade Dios (la promesa de poseer la tierra de Canaán):

13 Conforme a la fe murieron todos éstos sinhaber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, ysaludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan unapatria; 15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de dondesalieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16 Pero anhelaban unamejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergu:enza de llamarse Diosde ellos; porque les ha preparado una ciudad. (Hebreos 11:13-16).

Debemos recordar que Abraham era algo asícomo un nómada. Se movía constantemente sobre la tierra con el fin de poderencontrar pastizales para su ganado y comida. Comprar este sepulcro era algocomo dejar caer un ancla para Abraham. Comprar esta parcela de tierra yenterrar el cuerpo de su querida esposa fue un gran acto de fe, y unadeclaración de que esta era su casa.

Arreglos Finales: Una Esposa para Isaac

Génesis 24

El capítulo 24 registra el último asuntoimportante de negocios que Abraham hace antes de su muerte. En efecto, su gransentido de urgencia en este asunto es debido al hecho que él sabe que su muerteestá próxima. En ningún lugar que he visto, le da Dios instrucciones a Abrahamconcerniente a una esposa para su hijo. Sabemos que Abraham fue muy específicoen las instrucciones que él dio a su siervo:

1 Era Abraham ya viejo, y bien avanzado enaños; y Jehová había bendecido a Abraham en todo. 2 Y dijo Abraham aun criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo loque tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, 3 y te juramentarépor Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás parami hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito;4 sino que irás a mi tierra y a mi parentela, ytomarás mujer para mi hijo Isaac. 5 El criado le respondió:Quizá la mujer no querrá venir en pos de mí a esta tierra. ¿Volveré, pues, tuhijo a la tierra de donde saliste? 6 Y Abraham le dijo: Guárdateque no vuelvas a mi hijo allá. 7 Jehová, Dios de los cielos,que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mi parentela, y me habló yme juró, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra; él enviará su ángeldelante de ti, y tú traerás de allá mujer para mi hijo. 8 Y si lamujer no quisiere venir en pos de ti, serás libre de este mi juramento; solamenteque no vuelvas allá a mi hijo. 9 Entonces el criado puso sumano debajo del muslo de Abraham su señor, y le juró sobre este negocio (Génesis24:1-9).

Tres cosas son aparentes: (1) Abraham quiereobtener una hija para Isaac antes que él muera. Isaac necesita una esposa parapoder continuar la línea de Abraham, de manera que el pacto continúe a travésde sus descendientes. (2) Esta esposa no puede ser mujer Cananita, sino dealguno de los parientes de Abraham. (3) Bajo ninguna circunstancia deberá Isaacregresar a la tierra de donde Abraham vino.

En ninguna parte podemos encontrar, dondeDios le da instrucciones específicas a Abraham concernientes a una esposa paraIsaac. Aun cuando es posible que Dios sí le halla dado instrucciones a Abrahamconcerniente a esto, y que Moisés simplemente no lo registró para nosotros, meinclino a pensar que Abraham llegó a esta conclusión mediante el razonamientopor fe, parecido a la forma en que razonó que Dios levantaría a su hijo de losmuertos, si se lo sacrificaba a Señor. Abraham sabía que el cumplimiento de laspromesas del pacto de Dios hechas a él, serían cumplidas en Isaac y susdescendientes (17:19). Isaac necesitaba una esposa para poder continuar con lalínea. Abraham también sabía que Dios lo había llamado para establecerse enCanaán. Sabía que no podía regresar, y esto significaba que su hijo tampocodebía regresar. Dios había prometido bendecir los descendientes de Abraham enla tierra de Canaán.

La otra pieza de razonamiento tuvo que vercon la necesidad de obtener una esposa para Isaac de los parientes de Abrahamen Paddan Aram. Su siervo debía buscar una esposa para Isaac en Paddan Aram, deuno de sus parientes, pero no debíapermitir que Isaac fuera a ese lugar. ¿Cómo llegó Abraham a esta conclusión?Existen cuando menos un par de factores que yo puedo pensar, los cualespudieron contribuir a estas fuertes convicciones de Abraham. Primero, Abrahamsabía que los Cananitas eran gente malvada, y que Dios los echaría fuera porcausa de sus pecados. Esto no ocurriría por algunos cientos de años, perociertamente sucedería (15:12-21). Dios echaría fuera a los Cananitas y daría latierra de Canaán a los descendientes de Abraham. ¿Cómo, entonces, podría suhijo casarse con mujer Cananita? Aún mas, Abraham fue testigo de la destrucciónde Sodoma y Gomorra. En adición a esto, él observó el efecto que los Cananitashabían tenido en Lot y su familia. Si la esposa de Lot fue Cananita, esto erauna prueba visible del peligro de mezclarse en matrimonio con los Cananitas.Así, Abraham concluyó que debía adquirir una esposa para su hijo, de su propia parentela. Podrían no todos confiar en el Dios deIsrael, pero no eran tan corruptos como los Cananitas.

Este capítulo entra en mucho detalle paradescribir la forma que el siervo de Abraham tuvo que desempeñarse para cumplirlos deseos de su dueño. Que siervo tan maravilloso y fiel era este. Parecíacompartir la fe de su dueño, pues oró para ser guiado, y alabó a Dios cuandosus oraciones fueron contestadas (24:12, 26). Esta ansioso por regresar a Canáncon la esposa de Isaac lo más pronto posible. En algunas cosas, va más allá delas indicaciones de su dueño, como puede ser visto por la prueba queempleó. No solamente buscó una mujercon la genealogía correcta, ni tampoco que fuera hermosa solamente, aunqueRebeca seguramente poseía ambas cosas. Él quería una mujer con carácter, unaverdadera servidora. Fue a un pozo donde era muy posible que arribara unpariente, y oró para que la mujer que Dios escogiera le mostrara hospitalidad,dándole agua a él y a sus camellos. Rebeca fue la respuesta a sus oraciones, yfue solo entonces que el criado se enteró que también era la hija del hijo(Bethuel) de Nacor, hermano de Abraham (22:20-24; 24:24). Una esposa para Isaachabía sido encontrada, y pronto el siervo venía de regreso con ella. Su misiónestaba completa, y ahora Abraham estaba listo para morir. Leemos acerca de sumuerte en el capítulo 25.

El Papel de Abraham en elDesarrollo del Drama de Redención

Dios había comenzado con un hombre y unamujer en el Jardín del Edén. Ellos pecaron, precipitando toda la creación alpecado y al caos. Dios había prometido a Eva que su simiente destruiría aSatanás y proveería una solución para el pecado (Génesis 3:15). Parecía como siesa “simiente” sería Abel, pero su hermano Caín lo mató (Génesis 4).Dios reemplazó a Abel con Set, y su línea puede ser rastreada en la genealogíade Génesis 5, finalizando con Noé. Dios destruyó el mundo entero, pero perdonóa Noé y su familia, de manera que la “simiente” de la mujer fuerapreservada. Sería a través del hijo de Noé (Sem) que la “simiente”vendría, pues es de la línea de Sem de la cual nacería Abraham (Génesis 11).Dios confundió el lenguaje del hombre en Babel (11:1-9), para que muchasnaciones fueran formadas (capítulo 10). De entre estas naciones, Dios escogiócrear una nueva nación, a través de la cual Él bendeciría todas las naciones.Esta nación vendría de un solo hombre, Abraham. A través del llamado divino ydirección, Dios trajo a Abraham a la tierra de Canán e hizo pacto con él en eselugar. Mediante varias pruebas, Dios hizo de Abraham un hombre de fe. En laprueba de fe más grande de Abraham (el sacrificio de Isaac), Dios nos dio unvistazo de cómo haría Él para redimir al hombre. Sería a través del sacrificiode un único Hijo que Él escogería, que los pecados del hombre serían expiados.Era un misterio que nadie comprendía completamente en ese tiempo, sin embargoestá ahí para que nosotros podamos verlo, y ver que verdaderamente fue unmomento profético. Fue allí en el Monte Moriah (el monte del Templo en Jerusalén)que el Mesías fue rechazado por los hombres, y murió por manos de pecadores enuna cruz Romana. De alguna manera, Abraham vio ese día por fe y se regocijó enél (Juan 8:56).

Lecciones de la Vida deAbraham para el Antiguo Israel

Las lecciones para los antiguos Israelitas(aquellos de los días de Moisés) fueron muchas. Los Israelitas de los días deMoisés acababan de entrar en un pacto con Dios – el Pacto Moséico. Con todossus mandamientos e instrucciones los Israelitas podían hacerse legalistas.Mientras que los Judíos de los días de Jesús orgullosamente anunciaron queellos eran descendientes de Abraham, no eran en ninguna forma como él. Esto eraporque hicieron dos falsas suposiciones. Primero, que la mera descendenciafísica los ponía en la categoría de aquellos que serían bendecidos. Podemos verque las bendiciones del Pacto Abrahámico fueron aplicadas mucho másespecíficamente. Segundo, Abraham era el “padre de la fe,” y no el “padre de lasalvación por obras.” Sus buenas obras no fueron las que lo salvaron. Abrahamfue salvo por gracia, y a pesar de muchos pecados. Sepa cualquiera queequivocadamente halla concluido que Abraham fue salvo por sus obras, que tieneque leer de nuevo las Escrituras. Él fue declarado justo, basado en su fe, noen sus obras (15:6). Él fue declarado justo antes que fuera circuncidado, ymuchos años antes que la ley fuera dada. Es por causa del Pacto Abrahámico quelos hombres son salvos, y no porque el hombre se esfuerce en guardar el Pacto Moséico.Pablo haría esto abundantemente claro en Gálatas 3 y en otras Escrituras. ElPacto Moséico fue dado después del Pacto Abrahámico, no para cumplirlo, sinopara restringir el pecado hasta la venida de Cristo y del Nuevo Pacto. El PactoMoséico no puede salvar; solo puede revelar (mostrar) nuestro pecado, y nuestranecesidad de salvación. El Pacto Abrahámico, ve hacia adelante a la Cruz delCalvario y a la salvación que nuestro Señor logró allí.

La vida de Abraham nos muestra que no fuesalvo debido a su fidelidad a Dios, sino por la fidelidad de Dios hacia él. Unay otra vez, Abraham falló. Él confió en Dios, pero imperfectamente. Por muchosaños, Dios profundizó y enriqueció su fe. Pero la vida de Abraham nos debedejar muy en claro que la salvación de Abraham no fue adquirida; fue un regalode Dios. No estuvo basada en las obras de Abraham, sino por decisión de Dios yde Sus promesas del pacto.

Los Israelitas, quienes primero oirían elrelato de Moisés acerca del llamado y vida de Abraham, sería la generación queexperimentaría el privilegio de poseer la tierra de Canán, cuando menosparcialmente. Moisés proveyó a los Israelitas con las bases y reglas para laposesión de su tierra. También les informa que la ocupación exitosa de latierra de Canán había sido profetizada muchos años antes (Génesis 15:12-21). Decuando en cuando, los Israelitas amenazarían con regresar a Egipto, en lugar dedar paso adelante e ir a poseer la tierra de Canán. Nuestro texto muestraclaramente que la tierra de Canán es “casa” para el pueblo de Dios. La historiade Abraham debió haber dado aliento e incentivo a los Israelitas quienesestaban a punto de ocupar la tierra.

Nuestro texto también ilustra dramáticamentela “verdad,” que la obediencia a los mandamientos de Dios trae bendiciones,mientras que la desobediencia trae consigo dificultad. Ciertamente, para elincrédulo, la desobediencia trae juicio divino. En el rescate de Lot y ladestrucción de Sodoma vemos ambos, lo bondadoso y lo severo de Dios:

4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles quepecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones deoscuridad, para ser reservados al juicio; 5 y si no perdonó al mundoantiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras sietepersonas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; 6 y si condenópor destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza yponiéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, 7 ylibró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados 8(porqueeste justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo yoyendo los hechos inicuos de ellos), 9 sabe el Señor librar detentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en eldía del juicio; 10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne,andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces,no temen decir mal de las potestades superiores, (2 Pedro 2:4-10).

La justicia trae bendición, y el pecado traejuicio.

Finalmente, nuestro texto nos provee conalgunas instrucciones poderosas con respecto al ínter-casamiento. Diosclaramente prohibió a los Israelitas, mezclarse en casamiento con losCananitas:

1 Cuando Jehová tu Dios te haya introducido enla tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti amuchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, alheveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú, 2 yJehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, lasdestruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellasmisericordia. 3 Y no emparentarás con ellas; no darás tu hija a suhijo, ni tomarás a su hija para tu hijo. 4 Porque desviará a tu hijode en pos de mí, y servirán a dioses ajenos; y el furor de Jehová se encenderásobre vosotros, y te destruirá pronto. 5 Mas así habéis de hacer conellos: sus altares destruiréis, y quebraréis sus estatuas, y destruiréis susimágenes de Asera, y quemaréis sus esculturas en el fuego.6 Porquetú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido paraserle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra(Deuteronomio 7:1-6; ver también Éxodo 34:11-16; Josué 23:9-13).

Lot puede servir como una ilustraciónnegativa de ínter-mezcla en matrimonio con los Cananitas, pero el fuerteénfasis en la búsqueda de Abraham por una esposa adecuada (santa) para su hijo,enfatiza esto desde una perspectiva positiva. Aprendan los Israelitas loimportante que es casarse con una esposa que esté en acuerdo con los mandamientosde Dios, una que no sea Cananita.

Lecciones Hoy En Día ParaLos Santos

Nuestro texto tiene mucho que enseñarnosacerca de las responsabilidades en la familia. Ambos, negativamente (Lot) ypositivamente (Abraham) vemos lo importante que es tener una esposa santa. Laesposa de Lot estaba muy adherida a su mundo. Sara, la esposa de Abraham,eventualmente se convierte en un ejemplo de humildad y sumisión (1 Pedro 3:6).Sara ayudaba a Abraham mostrando hospitalidad (18:6); Rebeca también era una mujercomprometida a mostrar hospitalidad (24:17-20). La esposa de Lot (cuyo nombreno conocemos) ni siquiera es mencionada hasta la huída de Sodoma, y en unaforma no muy favorable. La duración de tiempo y detalle del siervo de Abrahamen buscar una esposa para Isaac, es una indicación de qué tan importante esescoger una esposa santa.

Abraham inicialmente estaba dispuesto asacrificar su esposa para salvar su propia vida, así como Lot estaba dispuestoa sacrificar sus hijas para proteger a sus invitados. Pero Abraham aprendió avalorar (querer) sus hijos y su esposa. Es entonces que la fe de Abraham seríaprobada mediante una prueba máxima, el sacrificio de su hijo, Isaac. ¿Cuántosde nosotros como padres ponemos a nuestros hijos por delante de Dios? El hombreque empezó pobremente – Abraham – finalizó bien. Tanto como amaba a Isaac,Abraham estuvo dispuesto a obedecer a Dios, aún si significaba tomar la vida desu hijo. Por favor no malinterprete lo que estoy diciendo. Tome nota del hechoque Dios no le permitió a Abraham continuar con el sacrificio de Isaac. Perocuando se trata de amar a Dios primero, por arriba de nuestra familia, ¿qué tanfuerte es nuestra fe?

25 Grandes multitudes iban con él; yvolviéndose, les dijo: 26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a supadre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también supropia vida, no puede ser mi discípulo. 27 Y el que no lleva su cruzy viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo (Lucas 14:25-27).

Muchos hoy en día están sacrificando sus familias,pero no es en obediencia a Dios. Sacrifican sus familias en el altar de supropio interés. En Lucas 14: 25-27 (arriba), Jesús no solo requiere que susdiscípulos lo amen por encima de sus familias, insiste que sus discípulos loamen más que así mismos. Sus discípulos deben tomar su propia cruz, deben morirdiariamente a su voluntad, para poder seguirlo. Yo creo que Abraham amaba aIsaac más que a la vida misma, y hubiera gustosamente tomado el lugar de suhijo (o el de su esposa). Pero cuando Dios puso a prueba la fe de Abraham, élescogió a Dios sobre todo lo demás, cosas, personas, incluso sobre él mismo.

Abraham y Lot ilustran el disparate de lo quellamamos ética situacional. El juicio humano en circunstancias difíciles.Algunas veces es una decisión entre lo que llamarían “la menor entre dosmaldades.” Las hijas de Lot sabían que no era correcto tener hijos de su propiopadre, pero decidieron que el no tener hijos de nadie era aún peor. Noconfiaron en Dios, en que Él proveería esposos para ellas; asumieron que suscircunstancias presentes eran imposibles de cambiar. Y todo esto sucedió,cuando Dios le acababa de dar a sus parientes (Abraham y Sara) un hijo en suvejez. Pero las hijas de Lot solo estaban haciendo lo que habían visto y oído asu propio padre hacer. Para Lot, el insulto y daño a sus huéspedes (quienes nonecesitaban ser defendidos) era peor que el violar a sus dos hijas vírgenes. Estefue otro ejemplo de ética situacional. Abraham hizo exactamente lo mismo cuandoestuvo dispuesto a sacrificar la pureza de su esposa (y potencialmente lasimiente prometida) con el fin de protegerse así mismo en una situaciónpeligrosa.

La ética situacional no es correcta debido auna premisa fundamental. Esa premisa es la que dice que Dios nos coloca encircunstancias en las que tenemos que pecar. Las Escrituras dicen lo contrario:

13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que nosea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo quepodéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida,para que podáis soportar (1 Corintios 10:13).

13 Cuando alguno es tentado, no diga que estentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni éltienta a nadie; 14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propiaconcupiscencia es atraído y seducido. 15 Entonces la concupiscencia,después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, daa luz la muerte. 16 Amados hermanos míos, no erréis. 17 Todabuena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces,en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación (Santiago 1:13-17).

Dios nunca nos pone en circunstancias en dondeel pecado es la única salida. La ética situacional dice lo contrario. Dios sínos pone en circunstancias donde puede parecer que no hay otra salida. Él trajolos Israelitas al Mar Rojo, con los Egipcios detrás de ellos persiguiéndolos.Pero Dios hizo eso para mostrar Su amor y poder, separando el Mar Rojo, paraque hubiera “un camino de salida” para Su pueblo, y un medio dedestrucción para sus enemigos. La ética situacional rehúsa confiar en lahabilidad de Dios para salvar cuando la situación se vuelve imposible. La éticasituacional opera por vista, y no por fe. Pero debemos caminar por fe, y no porvista (2 Corintios 5:7).

La vida de Abraham debe enseñarnos que hombresy mujeres de fe, aún de gran fe, no son perfectos. Hay muchas fallas en la vidade Abraham, pero él es un hombre que confió en Dios para su salvación eterna.Él es un hombre que de alguna manera entendió que su “simiente”prometida incluiría “LA SIMIENTE,” Aquel a través del cual el agarre demuerte del pecado sería roto:

Ahora bien, a Abraham fueron hechas laspromesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase demuchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. (Galatas 3:16).

Abraham vuestro padre se gozó de que había dever mi día; y lo vio, y se gozó. (Juan 8:56).

Abraham comprendió que era pecador, y que susalvación descansaba en la provisión de Dios de “la simiente,” la “simiente”prometida en Génesis 3:15, la “simiente” que era el Señor Jesucristo.Fue Su muerte en el Calvario la que pagó el pecio por el pecado, la que derrotóa Satanás para siempre. Es en Él que debemos poner nuestra fe para el perdón depecados y para la salvación eterna.

Noten también, que la fe de Abraham fue una “feen la resurrección;” Abraham creyó en un Dios que podía levantar a losmuertos (Hebreos 11:19). Dios le había dado a él y a Sara – quienes estabancasi muertos en esa área de sus vidas– el hijo que les había prometido. Dioslevantaría a ese hijo de la muerte, si fuera necesario. No fue necesario paraÉl levantar a Isaac, porque Dios proveyó un sustituto para Isaac.Inmediatamente, Dios suplió un carnero, pero finalmente Dios proveyó el “Corderode Dios, que quita el pecado del mundo” (Isaías 52:13—53:9). Al levantar anuestro Señor de los muertos, Dios vindicó Sus palabras y obras, y demostróestar complacido con el sacrificio eterno de nuestro Señor (Romanos 1:4).

La fe de Abraham fue una fe dada por Dios,una fe que Dios inicialmente dio a Abraham, y una fe que Dios causó quecreciera a través de tiempo y problemas. Como Abraham, los santos crecen en fepor medio de pruebas y tribulaciones. Estas no fueron enviadas a nuestras vidaspara destruirnos, sino para construcción de nuestra fe.

Justificados, pues, por la fe, tenemos pazpara con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2 por quientambién tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nosgloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 3 Y no sólo esto,sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que latribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, prueba; y laprueba, esperanza; 5 y la esperanza no averg:uenza; porque el amorde Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nosfue dado. (Romanos 5:1-5).

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando oshalléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra feproduce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, paraque seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. (Santiago 1:2-4).

Bendito el Dios y Padre de nuestro SeñorJesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para unaesperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 parauna herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en loscielos para vosotros, 5 que sois guardados por el poder de Diosmediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestadaen el tiempo postrero. 6 En lo cual vosotros os alegráis, aunqueahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos endiversas pruebas, 7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho máspreciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea halladaen alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo (1 Pedro 1:3-7).

La vida de Abraham no solo describe elproceso de su crecimiento en fe, sino los frutos de ella. Considera las marcasde madurez que podemos ver en la vida de Abraham, la cual debe caracterizarnostambién en nuestra madurez.

1. Obediencia. Abraham obedeció a Dios en fe.

2. Hospitalidad. Abraham fue conocido por suhospitalidad (capítulo 18), como también lo fue Lot (capítulo 19) y Rebeca (capítulo24). No es de extrañar, que esto sea uno de los requerimientos para el ancianode la Iglesia (1 Timoteo 3:2).

3. Intimidad con Dios. Abraham se convirtióen “amigo de Dios” (Santiago 2:23), un hombre a quien Dios reveló Suspromesas y propósitos.

4. Intercesión. Abraham llegó a preocuparsemenos de sí mismo, y a ser más considerado con los demás. Su intercesión conDios en el capítulo 18 es una de las marcas más importantes de espiritualidaden su vida.

5. Influencia. Yo creo que la fe de Abrahamimpactó a otros alrededor de él. Creo que esto puede ser visto por la fe ysumisión de Sara (1 Pedro 3:6), y por la madurez espiritual de los siervosconfiables de Abraham (Génesis 24).

6. Menos dependencia en lo espectacular, ymás día a día obediencia, dependencia y compañerismo con Dios. Al comienzo dela relación de Abraham con Dios, parecía como que Abraham requería masverificación externa, mas confirmación espectacular (ver Génesis 15:8), pero amedida que pasó el tiempo, la Palabra de Dios por si sola fue base suficientepara la confianza y obediencia (Génesis 22).

Oro por que cada uno de ustedes halla venidoa confiar en el Dios de Abraham para su salvación eterna, y que ustedes y yo,como Abraham, crezcamos en nuestra fe, siendo fieles hasta el final.

64 Estees el manuscrito editado de un mensaje dado por Robert L. Deffinbaugh, maestroy anciano del Templo Community Bible, en Diciembre 3, 2000.

65 Pedrose refiere a este incidente en 1 Pedro 3:6, donde Sara se refiere a Abrahamcomo su “señor” o “dueño.” Pedro, ciertamente puede ver que esto era evidenciade su sumisión, porque esto es lo que ella estaba pensando en su mente. Sara pensabade ella misma en términos de su sumisión a su esposo. Si la mejor hora de Abrahamla vemos en Génesis 22, la mejor hora de Sara parece ser aquí.

66 Hacepoco recibí un e-mail preguntándome si yo creía que Satanás podía leer nuestrospensamientos. Yo respondí que no creía que Satanás podía leer nuestrospensamientos porque esto implicaría omnisciencia, un atributo que le pertenecesolo a Dios. Más evidencia de esta conclusión puede ser vista en nuestro texto.Mientras los tres “hombres” hablan con Abraham, es solo el Señor quienexpone los pensamientos de Sara. Esto es algo que los ángeles no sabían ni podíansaber. Si los ángeles no pudieron leer la mente de Sara, entonces Satanás – un ángelcaído – tampoco puede leer la mente.

67 Ver2 Crónicas 20:7; Isaías 41:8; Santiago 2:23.

68 Comparecon Juan 15:15.

69 Debenotarse que la gracia de Dios se extendió mas allá de la requisición de Abraham.Dios accedió a no destruir las ciudades si solo hubiera 10 justos. Diez gentesjustas no se encontraron, mas sin embargo, Dios removió los justos de la ciudadde Sodoma antes de destruirla. Dios no perdonó a la ciudad por el bien de losjustos, pero sí perdonó a los justos de Su ira de entre la maldad de la ciudad.

70 El esposodebe ser como Cristo, poniendo su vida por el bien de su esposa – Efesios 5:25.

71 Algoque no dijo en el capítulo 16. Abraham escuchó a Sarai cuando debió haberserehusado a hacerlo.

72 Ver17:18-21.

73 ¿Seráesta la intención para reflejar, y aun para anticipar, las palabras de 22:3? Meinclino a pensarlo. Este es un prototipo del sacrificio más grande en el capítulo22.

74 Estoparece poner el escenario para las disputas posteriores de Isaac con los criadosde Abimelec sobre la posesión de otros pozos que él o su padre habían excavado(ver capítulo 26).

75 Ver21:14. Estoy tentado apensar que Abraham partió muy temprano, no por estar deseoso de empezar conesta tarea, sino para salir antes que Sara despertara. Nunca la convencería deque él debía llevar acabo esta misión.

76 Encontramosel Pacto Abrahámico dado y afirmado un poco antes a Abraham en 12:1-3; 13:14-17;15:1-21; 17:1-27.

Top Articles

Latest Posts

Article information

Author: Francesca Jacobs Ret

Last Updated: 10/05/2022

Views: 6568

Rating: 4.8 / 5 (68 voted)

Reviews: 83% of readers found this page helpful

Author information

Name: Francesca Jacobs Ret

Birthday: 1996-12-09

Address: Apt. 141 1406 Mitch Summit, New Teganshire, UT 82655-0699

Phone: +2296092334654

Job: Technology Architect

Hobby: Snowboarding, Scouting, Foreign language learning, Dowsing, Baton twirling, Sculpting, Cabaret

Introduction: My name is Francesca Jacobs Ret, I am a innocent, super, beautiful, charming, lucky, gentle, clever person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.